Los Héroes del X’ondo

Era el típico espectáculo de lucha libre pero extremadamente surrealista, imprevisible y con muchísimo humor, pensado sobre todo para los más jóvenes. Los organizadores rebautizaron el término «Lucha Libre» por «X’ondo», los luchadores eran x’ondistas y el reglamento era dirigido por la “desfederación Internacional del x’ondo”. 

Los combates fueron retransmitidos en directo por TVE desde el Estudio 1 de Prado del Rey a partir de las fiestas de Navidad de 1978, dentro del programa «Fantástico» dirigido por José María Íñigo. Una de las personas implicadas en la coordinación del espectáculo fue el director de programas Willy Rubio. Durante 1979 continuó la producción hasta que en el mes de abril fue suspendida súbitamente.

Al igual que pasó con Mazinger Z, un sector de la población escribió cartas a la dirección del programa diciendo que «los héroes del x’ondo» eran un mal ejemplo para los chavales, les incitaban a la violencia e incluso testimoniaban de varios casos de agresiones entre ellos imitando a sus queridos luchadores. Esa presión obligó a Íñigo, para tristeza de los chavales, retirar de «Fantástico» los combates de X’ondo. 

Esa postura vista desde la actualidad parece ridícula y ñoña pero eran otros tiempos y otra idiosincrasia, en el presente esa «violencia» ha sido exponencialmente superada. 

Por suerte, en 1979, aún pudimos disfrutar de «los héroes del x’ondo» gracias a las galas veraniegas que se hicieron en Madrid y por toda la geografía española.

Esquema del espectáculo


Pepe Yepes
Primero subía al ring el presentador, el genial Pepe Yepes. Este leía algún comunicado de la desfederación, explicaba las pruebas a las cuales iban a someterse los luchadores o directamente presentaba el combate que íbamos a presenciar, seguidamente daba el nombre de los luchadores participantes. 

Los luchadores entraban en escena, esto ya era todo un espectáculo, y subían a la lona. Cada uno representaba a un personaje, con su indumentaria característica, su peculiar forma de entrar en escena y personalidad, unos eran aclamados por los niños y otros directamente abucheados.


Mister Rodríguez
Como árbitro teníamos a Mister Rodríguez, el argentino, y conocido luchador profesional, Alberto Rossi. Siempre se extralimitaba en sus funciones: era fácilmente sobornable; ayudaba, de una forma nada disimulada, a los luchadores con los que tenía amistad o negocios; agredía a los luchadores que le caían mal… bueno, que no era un arbitro imparcial. 

Explicando el desarrollo del combate teníamos a un comentarista que daba unas explicaciones muy técnicas y serias, aguantando la compostura aun la psicodelia que se montaba en el cuadrilátero. Este comentarista era el actor y autor Teófilo Calle, a él debemos agradecer que participara en el espectáculo a nuestro siguiente personaje, aconsejando muy sabiamente a José María Íñigo, Tony Antonio. 


Entre los asaltos aparecía un periodista de voz muy peculiar, imitando a algún comentarista deportivo de la época o incluso a Félix Rodriguez de la Fuente, diciendo siempre la frase: «Pastillas Carmona, para no chupar la lona». Seguidamente hacía una serie de preguntas a los contrincantes que cada uno le contestaba de la forma más imprevisible posible, incluso con agresión incluida. Cuando sometían a los luchadores a las «pruebas de obstáculos» o a la «circus x’ondo» él se encargaba de la retransmisión, siempre lo hacía de forma técnica y profesional, puro humor, pasara lo que pasara. 

Tony Antonio
Este personaje, como antes hemos presentado, era el brillante humorista Tony Antonio. Este espectáculo representaba una de sus primeras apariciones profesionales en TVE (antes lo habíamos visto en 1973 como ganador del concurso «Papel de calco», dentro del programa «Tarde para todos», de imitadores de Félix Rodriguez de la Fuente), entró con 26 años y justo después de pasar una importante enfermedad que le había hecho perder más de quince kilos de peso. 

Otras personas habituales eran las azafatas, estas iban enumerando los combates con unos carteles que exhibían. De vez en cuando se tomaban ciertas libertades con los contenidos de esos carteles. 

En directo actuaba una banda de fanfare o tuna que animaba mucho el espectáculo, la solían cambiar cada semana. Entre las muchas que estuvieron tocando teníamos a “Los Pomposos” de San Sebastián, la banda de cartón “Los Cachumbos” o “Los Politos” de Guipúzcoa. Tocaban antes del comienzo del espectáculo, entre combates y como despedida. 

Tampoco era raro que súbitamente subiera al ring alguna persona del público, tanto para hacer alguna cosa inesperada como agredir a alguno de los luchadores. Si algún contrincante caía del cuadrilátero tenía asegurados unos golpes o paraguazos por parte del público (en este caso eran actores). 


Antes del combate hacían un ritual: 

  • Entre las manos paseaban una caja llena de arroz, este era lanzado al público para ahuyentar, según decían, a los malos espíritus. Los héroes lo lanzaban con delicadeza a diferencia de los villanos que lo hacían con agresividad contra el público. 
  • Después daban unos fuertes golpes con los pies en el cuadrilátero, a esto le llamaban «relajación muscular». 
  • Se acercaban los contrincantes y se miraban a los ojos, era la «concentración psicológica», se separan y se preparaban para el combate. 
  • Antes de empezar la lucha subían al cuadrilátero una o dos azafatas, que enloquecían al público de la época, anunciando el número de asalto y, a veces, alguna información extra. 
  • Una persona, dedicada estrictamente a eso, golpeaba la campana y empezaba el combate.


Tipos de combates y pruebas


Combates

En cada combate competían dos luchadores, en los primeros capítulos de la serie los combates eran de tres asaltos, pero a partir del capítulo 4 se redujo a uno por petición de la «Desfederación Internacional de X’ondo».


X’ondo a cuatro

Combate de dos parejas de luchadores.



El Tonto X’ondo

X’ondistas que contenderán por parejas amarradas entre sí, para eliminarse mediante pruebas de obstáculos, con el viejo ejercicio denominado «el tonto x’ondo» con el comentarista en pruebas deportivas Tony Antonio.


Circus X’ondo

Eliminatorias efectuadas con una competición, consiste en que cada uno de ellos (luchadores) tirará de un extremo de la cuerda, el que no caiga dentro del círculo quedará automáticamente clasificado para combatir en el ring, nuestro comentarista Tony Antonio nos irá narrando las incidencias del Circus X’ondo.



Campeonato del Mundo de X’ondo 1979

En ese momento tenía el título de campeón del mundo «Ciclón del Caribe», con 101 Kg originario de Curazao (El Caribe), había ganado el título en Hamburgo (Alemania). El ganador tenía derecho a lucir un guantelete que era el atributo del título.

No hay comentarios:

Publicar un comentario